Una mirada a Huarochirí

La sierra de Lima es el lugar perfecto para escaparnos los fines de semana. En tan solo un par de horas en carro,  el paisaje urbano se torna cada vez más relajado. Chau tráfico, chau gente y por ende, chau bulla. Venga la paz y el descanso.

Huarochirí es una buena opción para fugarse y entrar a la aventura. Desde Matucana, San Jerónimo de Surco, Huarochirí, San Mateo, Antioquía, hasta San Pedro de Casta o Marcahuasi, que es casi lo mismo. Con ustedes, Huarochirí y sus encantos.

Algunos recuerdos de Huarochirí

1) Las ruinas arqueologicas de Huaycán.

Muchas veces se me olvida el nombre de las ruinas que visito. Muchas personas me preguntan cosas del pasado cuando les cuento que estudié Historia. ¿Es verdad que…? ¿Qué me puedes decir sobre…? La verdad es que no me siento como si fuera una biblioteca andante y siento decepcionar con mis respuestas. No soy tan buena para coleccionar datos, fechas y nombres, salvo para un examen. Luego se me olvidan. Con el paso de los años solo recuerdo fragmentos de experiencias asociadas a un dato. Como el día que me quedé dormida y no llegué al examen final de un curso de arqueología. O de la vez que me uní a un grupo de arqueólogos educadores e hicimos una visita a las ruinas de la cultura Ischma y encontré un fragmento de cerámica. Al final, creo que son esos detalles -y no tanto la información- los que trascienden en la memoria.

Exif_JPEG_422

Para no dejar en el aire esta bonita imagen, hice mi research y les puedo contar que este conjunto arqueológico pertenece a la cultura Ichma (1000-1400 a.c.) y que posteriormente fue ocupado por la cultura Inca. Se destaca por sus frisos de alto relieve y echos de barro, en formas de luna e iconos de carácter simbólico. Sigue leyendo

El llamado del centro

Ticlio

Desde el año pasado mis viajes han estado orientados al centro del Perú. Viajar hasta allá me ha costado, desde pasar interminables horas en el carro hasta inhalar alcohol por horas para que no me de el soroche en Ticlio (Al final terminé agonizando en Pasco). La carretera central ha sido testigo de la vez que fui a Tarma a fotografiar las actividades de Semana Santa para un curso de fotografía, de los días que fui en búsqueda del Tren Macho en Huancayo y terminé abordándolo en Huancavelica, de mi travesía sola a Matucana, de mi viaje a la semilla y de la escapada fugaz a San Mateo. Sigue leyendo

Días de Matucana: El lado B

Este relato trata acerca de la otra cara de mi experiencia de viaje sola a Matucana. Lo que no conté en mi publicación en el blog de Perú País. Esta es una parte más personal de la historia. Un pequeño aporte a l@s viajer@s en potencia 😉

Pueden leer la otra publicación aquí.

12 de Diciembre de 2014

3:00 PM

Estoy escribiendo desde un hotel de Matucana, se llama Secretos. Bajé del carro a las 2 de la tarde y tenía hambre. Desde el carro vi un restaurant que ofrecía menú de 6 soles y apenas bajé me dirigí hacía allá. Bajé del carro y sentí la lluvia caer, caminé hacía el restaurant, entré y me senté en unas de las sillas. Poco a poco se fue vaciando el lugar, hasta que me quedé sola, con esa música de estilo colombiano, creo que era vallenato, o no sé, más bien eran los antecedentes  del reggaetón, con esas letras que malogran el cerebro de la juventud como acusó un señor en el carro mientras venía hacia acá. Sigue leyendo