El llamado del centro

Ticlio

Desde el año pasado mis viajes han estado orientados al centro del Perú. Viajar hasta allá me ha costado, desde pasar interminables horas en el carro hasta inhalar alcohol por horas para que no me de el soroche en Ticlio (Al final terminé agonizando en Pasco). La carretera central ha sido testigo de la vez que fui a Tarma a fotografiar las actividades de Semana Santa para un curso de fotografía, de los días que fui en búsqueda del Tren Macho en Huancayo y terminé abordándolo en Huancavelica, de mi travesía sola a Matucana, de mi viaje a la semilla y de la escapada fugaz a San Mateo.

IMG_1291

IMG_3460

Matucana

Matucana

Calle de Ñauza, Huánuco

Calle de Ñauza, Huánuco

San Mateo, Huarochirí

San Mateo, Huarochirí

Llegó el 2015 y no tenía idea que el primer mes iba a ser un tiempo de viajes. Viajé como nunca antes y fue la primera vez que sentí pesado regresar a Lima. Me dio un ataque de querer estar en ruta por tiempo indefinido. Lo atribuí al trajín.

Vi Ticlio varias veces de día y de noche. Pasé por chosica sin saberlo, llegué a Matucana cargada de emociones, viajé a Huánuco con la idea de encontrar parte de mi propia historia. El Centro del Perú fue testigo de mi crecimiento y de los ejercicios de autoconfianza que me brindaron y siguen brindando los viajes. Las personas viajan por muchas razones, pero si alguien me pregunta por qué me gusta tanto viajar, por ahora les diría que es mi mejor terapia: me da confianza, me ayuda a ser yo misma en situaciones menos esperadas. No me siento en condiciones  de desarrollar esas habilidades a cabalidad en “tierra firme”, necesito muchas dosis de variedad para sentirme en movimiento, porque tiendo a marchitarme. Pero también necesito frenar por un momento, ordenarme y plasmar mis ideas, impresiones, experiencias, reflexiones y comunicarlas. Tal vez será toda la influencia de la generación de los Millennials  (a la que creo pertenecer ) o simplemente es que tengo la dicha de poder hacer caso a mi corazón que me dice que vaya a mi propio ritmo y teniendo el control de mis decisiones. Llegar a esta conclusión me ha costado horas de reflexión, de ensayos y errores.

IMG_3674

Una revelación en el parque cerca al Covento de Ocopa-Huancayo

IMG_8475

Abre

IMG_3512

Fuera del cautiverio

IMG_3625

Regresar a lo básico

Hoy estuve pensando en que necesito un cambio de rutina y dejar la comodidad desde lo más mínimo y vivir de la cosecha que implica la siembra de hoy. Cuando leo a mis bloggers de viaje favoritos noto que detrás de todas esas maravillosas historias e imágenes que nos regalan están las decisiones que alguna vez tomaron, desde dejar el “nido” hasta intentarlo sin juzgar los resultados. No hay más secreto que ese.

Parque de la identidad Huanca

Los paisajes del centro reforzaron mi curiosidad. Mis viajes al centro estuvieron orientados a descubrir qué podía sacar de todo ello. Iba inspirada. Veía en la web fotografías de los lugares a visitar, como en Tarma, otras veces dejaba que la inspiración fluya, como en Huancayo, y luego fui pensando en por qué no transmitir mis experiencias por medio de este canal u otros. Sentía y siento la necesidad de ser independiente, tal vez lo demasiado indie como para ajustarme al molde de este país, pero ya saben lo que se dice: ten cuidado con lo que deseas. Por cierto, no creo que mis deseos sean malos.

Yo en el Tren Macho, después de un año de haber planificado el viaje

Yo en el Tren Macho, después de un año de planear el viaje

Recuerdo el día que fui a Tarma y me imaginé por unos instantes sola en aquel lugar. Me fui casi imposible concebirlo. Tenía vergüenza hasta por los poros. Miedosa por todos lados por la cámara. Pero la única forma de vencer los miedos es enfrentándolos, como dice César Millán. Luego de ensayar varias veces por fin me decidí a viajar sola. Y bien, sigo en el proceso.

Semana Santa en Tarma

Semana Santa en Tarma

Dice David Fischman en sus escritos que las creencias juegan un papel importante en nuestras vidas. El día de hoy me voy creyendo lo que deseo ser.

Fotos shuffle del Centro del Perú:

IMG_3452

IMG_3552

IMG_3599

IMG_7509

IMG_7644

IMG_8422

IMG_1303

IMG_1408

IMG_1360

IMG_1307

Anuncios

2 comentarios en “El llamado del centro

  1. Hola Maricruz, gracias por compartir tus experiencias. Me siento identificada con lo que dices “(..) si alguien me pregunta por qué me gusta tanto viajar, por ahora les diría que es mi mejor terapia: me da confianza, me ayuda a ser yo misma en situaciones menos esperadas. No me siento en condiciones de desarrollar esas habilidades a cabalidad en “tierra firme”, necesito muchas dosis de variedad para sentirme en movimiento, porque tiendo a marchitarme”. En estos cuatro últimos años he realizado mis viajes por lo general sola y realmente lo disfruto mucho, el poder sacarle el jugo al tiempo e ir a lugares que creo que si fuera acompañada me los perdería. Hace dos semanas estuve en Apurímac por primera vez, pude conocer Abancay y Andahuaylas, y he regresado a Lima totalmente renovada. En breve espero viajar a Madre de Dios por primera vez también.

    • Hola Denise, me alegra que te hayas sentido identificada con mis escritos, estamos para compartir 🙂 Muero por conocer Abancay y todos los rincones que no son tan difundidos. La selva es un punto que también tengo pendiente, ufff espero que me alcance la vida jjeje. Eso, dale, que viajar sola es una experiencia única y muy enriquecedora. Te felicito por hacerlo. Un abrazo viajero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s